• José

¡A vueltas con la enfermedad mental!


1º) Las personas con enfermedad mental, y en concreto con esquizofrenia, padecen un grave trastorno que les hace sufrir intensamente, a su familia y a todo su entorno.


2º) Las personas con enfermedad mental son millones en todo el mundo. En concreto, la esquizofrenia afecta al uno por ciento de la población en cualquier parte del mundo, es decir independientemente de la raza, el sexo o el status económico o social.


3º) No es culpa de nadie y sus causas son difíciles de encontrar, si no imposibles, en muchas ocasiones.


4º) La desinformación y la falta de conocimiento sobre la enfermedad mental en general y, sobre la esquizofrenia en concreto, producen graves consecuencias tanto para la sociedad como para, por supuesto, los propios afectados, que sufren por la discriminación y el estigma a la hora de desenvolverse con normalidad en la vida diaria.


5º) Las conductas violentas que, en contadas ocasiones, pueda generar la enfermedad mental en la persona que la padece, son consecuencias de la propia patología, como lo es también la no aceptación y la falta de conciencia de la enfermedad, y la aparición de pensamientos anómalos contra los que el sujeto no puede luchar son la debida ayuda y atención médica.


6º) Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, apenas un 3% de las personas con una grave enfermedad mental comete lesiones contra terceros, por lo que puede decirse sin dudar que el "peligro" de la persona denominada "normal" es mucho mayor que el generado por una persona con esquizofrenia, por ejemplo.


7º) En ese 3% de casos reales, se trata mayoritariamente de personas que no están llevando el tratamiento farmacológico y psicosocial adecuado o por diversas razones se encuentran fuera de los servicios de salud, no tienen familiares o viven en zonas con insuficientes recursos socio-sanitarios.


8º) La legislación existente en España es actualmente escasa o nula para prevenir estas situaciones. Aquí nos referimos a la posibilidad de un Tratamiento Ambulatorio Involuntario que podría prevenir ese tipo de situaciones, así como a los recursos y dispositivos intermedios de carácter socio-sanitario: Centros de Día, Centros Ocupacionales, Unidades de Apoyo, Pisos Protegidos, etc...


9º) La soledad, que en la mayoría de los casos la persona enferma padece, es consecuencia tanto de su enfermedad como de la desinformación tanto de familiares como del ámbito que les rodea. Incluso a veces en entornos médicos, o en ambientes de nivel universitario nadie parece detectar y actual en consecuencia ante un comportamiento anómalo. Se descubre una vez más la falta de medidas preventivas, de detección, de asistencia y la carencia de protocolos de intervención antes problemas de salud mental.


En estos casos, la situación llega al límite de lo preocupante: debido a su enfermedad el paciente acaba sentado en un banquillo "solo" porque nadie dijo ni previno nada en su lugar natural, porque los medios de comunicación atizaron la alarma social por ignorancia o porque era preciso rellenar la página de sucesos, porque nadie se responsabilizó ni analizó el caso a sabiendas de que algo funcionaba mal, y finalmente volvemos a hace 500 años: la persona con enfermedad mental es la gran olvidada salvo cuando llevada por su enfermedad comete na acción trágica, entonces, y solo entonces, acaba sola ante su propia tragedia.


Y antes esta situación, ¿qué se puede hacer?


Pues, sin duda, demandar una respuesta legal, que de solución a todos y a cada uno de los problemas que esta patología genera, y no dejar el problema solo a las familias que ni pueden ni saben cuales son las medidas adecuadas.


Exigir de la administración un presupuesto para que se abran más centros de día y pisos tuteados, en los cuales las personas con la enfermedad puedan ir consiguiendo una mayor independencia.


Y, como no, la implicación de los jueves para que se faciliten medidas tan necesarias como "el tratamiento involuntario obligatorio", y/o los procesos de incapacitación, cuando no exista otra alternativa.


En definitiva no pedimos más que cualquier otro colectivo, pero en este caso son muchas las personas afectadas y casi siempre se mira para otro lado.






63 vistas